El propósito de la psicoterapia es ayudar a las personas a tener una mejor calidad de vida y ser felices. Esto se logra a través del establecimiento de una relación terapéutica donde la persona, a través de la exploración de sus pensamientos, emociones y experiencias de vida, logra descubrir y aprender nuevas maneras de hacerle frente a la situaciones o síntomas que lo han llevado a buscar ayuda. Cada proceso es diferente, pues depende del motivo de consulta y del abordaje de la psicóloga y su formación profesional.

El proceso inicia con una entrevista clínica, la cual puede tomar de una a varias sesiones. Se establecerán las metas terapéuticas en conjunto y la psicóloga le brindará retroalimentación sobre cómo mejor abordar la problemática, síntoma o situación. Una terapia exitosa incluye, entre otras variables, motivación, compromiso y deseo de cambio. El progreso se da cuando la persona aplica lo trabajado en la consulta a su vida diaria, lo cual en algunas ocasiones puede implicar el realizar tareas entre sesiones para así estimular aún más el progreso. 

Psicoterapia para adulto mayor

La atención psicoterapéutica enfocada en personas adultas mayores busca promover una buena salud mental en la vejez, considerando los procesos de envejecimiento y cambio a lo largo del ciclo vital como factores claves para la intervención.

El trabajo se enfoca en los procesos de ajuste en esta etapa de vida para sostener el bienestar personal, resignificar la propia historia, desarrollar la identidad y alcanzar la sensación de satisfacción vital.

El trabajo clínico con personas adultas mayores es especialmente útil para el tratamiento de condiciones como la depresión, la ansiedad y la tendencia al aislamiento. Para más información, puede leer sobre la Dra. Mónica Salazar, la especialista en adulto mayor.